domingo, 28 de marzo de 2010

Corazón de Lechiguana - 1972

A veces pasa... esta vez me sonrió a mí, y por añadidura a todos ustedes.





  Hablaba de la fortuna, no del Onofre de la tapa, jaja!. Pero no de la fortuna de sacarse la quiniela (juego oficial de azar, pa' los que no son argentinos) ni la que se tiene guardada bajo muchas llaves pa' que naides se la lleve... hablo de la fortuna de haber logrado sembrar el entusiasmo por conseguir la discografía completa de estos viejos santiagueños a los que está dedicado el blog. Como ya habrán visto a lo largo de mis metidas de pata, poco es lo que sabía sobre ellos al principio, y aún hoy nos quedan muchas cosas por descubrir y conocer, y muchas otras a las que el tiempo echó piadoso poncho de olvido y que quizás no sabremos nunca. También habrán advertido que al principio tenía pocos discos de ellos, y que los discos fueron apareciendo de distintos puntos del país y del exterior. 

  A esa fortuna es a la que me refiero: a la de seguir cosechando y convirtiendo en pan de todos el trigo de la amistad. Mientras escribo estas líneas estoy a la espera de recibir el último disco que falta para completar la discografía íntegra de Los Manseros Santiagueños, y créanme cuando les digo que siento tantas cosas juntas que no puedo expresarlas plenamente con palabras. Sé que he dado mucho de mí en este blog, pero lo mejor es todo lo que he recibido y recibo aún. Cuando digo blog me refiero a ustedes, a los que están ahí, leyendo las zonceras que escribo y pensando en lo que van a contestar. Porque ustedes son el blog de los manseros: ustedes lo hicieron, ustedes pusieron los discos, ustedes mejoraron los audios, ustedes aportaron las tapas, ustedes corrigieron y aumentaron la historia, ustedes apoyaron cuando decaía en entusiasmo; ustedes lograron lo que yo apenas comencé. 

  Muchas veces he pensado durante este tiempo por qué los argentinos estamos tan mal, y lo lindo que sería si pudiéramos poner el mismo empeño que se puso en este blog por conseguir unos cuantos discos viejos en el conseguir para todos nosotros un país mejor. Se animan? A mí me gustaría mucho intentarlo... a ver si dejamos para nuestro hijos un país en el que se pueda vivir y difrutarlo cada día, como disfruto cada disco que aparece. Creo que no es tan difícil... no puede ser tan difícil como nos quieren hacer creer.

  
  

Bueno, pasemos a lo nuestro. Este disco fué grabado en 1972, con Valentín Campos, Fatiga Reynoso, Leocadio Torres y Onofre Paz. Es el último disco en que Valentin Campos toca con los Manseros: luego desaparece en una vida privada de la que no encontré ningún otro dato. Imagino que habrá seguido tocando, quizás en otro conjunto o en algún intento solista, así que si alguien puede aportar datos, serán bienvenidos. Fatiga graba este disco y se retira de los Manseros hasta 1979, y tampoco tengo idea acerca de los motivos.

  Lo que queda es el disco: tiene unas canciones muy lindas que nunca había escuchado. Por eso le agradezco a Ernesto Carmona el haber tenido la gentileza de regalarnos esta obra. 

  Bájenlo, escúchenlo y disfrútenlo porque se lo robamos al olvido. A partir de ahora, como todos sus hermanos, andará convertido en mp3 por insospechados lugares de la red, y como muchos otros, será publicado, subido y resubido y descargado un montón de veces. Incluso será vendido en las ferias amontonado a otros discos en esos monstruosos mp3 de doscientas canciones que los piratas disfrutan haciendo con lo que encuentran en la red. En otras palabras, a partir de esta publicación el disco recobra vida, se multiplica en discos y reproductores y hasta teléfonos, cumpliendo así el fin último de este blog, que es rescatar y difundir y desparramar la música de los manseros a los cuatro vientos. Como dato anecdótico, les cuento que hasta hoy, sumando las descargas de todos los discos publicados en distintos servidores, llegamos a la friolera de mas de cincuenta mil descargas. Eso es creced y multiplicáos. jeje...

  Bueno, les dejo el enlace para descargar el disco:




  Y aqui abajo, otro enlace, esta vez convertido a 256 kbps por mi amigo Alejandro:


  


  Les deseo a todos una feliz semana y una mejor vida. Les gradezco por todo el apoyo brindado y me despido hasta la próxima semana, con suerte. 
  Hasta pronto.